Ray Ban Aviator Cristal Negro

Alucinados de la normalidad de aquella chica, cuentan sus coetáneos de pupitre que se la veía a diario en el campus “arregladita, pero sin llamar la atención, coqueta, discreta y bien vestida”. Obsesionada con distanciarse en lo profesional de la figura de Rafa, confesaba que debía buscarse la vida. Así, cuando se licenció hizo prácticas en el departamento de Comunicación de Endesa, en Palma de Mallorca, donde trabajó cuatro meses en el verano de 2010.

Es un claro ejemplo de una de las lesiones más típicas del rugby, el hematoma auris, más comúnmente conocido como orejas de coliflor. El nombre habla por sí solo: las orejas, víctimas constantes de golpes y rozaduras con los contrarios, sufren hematomas, en concreto en la zona superior. Ahí se produce una disminución del riego sanguíneo y las orejas se regeneran de manera irregular.

Alguien que pensó que si él, como ser humano, era capaz de actuar como una máquina, éstas a su vez también deberían poder actuar como seres “pensantes”. Matemático y criptógrafo, desarrolló sobre el papel el primer programa capaz de jugar una partida de ajedrez, fue uno de los pioneros de la informática moderna y del desarrollo de la inteligencia artificial. Y era un gran aficionado a los crucigramas..

“Yo no sé si lo que propongo es aún capitalismo o si debería llamarse de otra manera, pero la verdad es que no me importa. Lo que importa es que el capitalismo consumista y financiero es una receta para el desastre, ya lo hemos visto. Nuestra única opción es cambiar.

En 1974, Shankly se retiraba por sorpresa y la directiva del Liverpool decidió apostar por la continuidad y ofrecieron el cargo a Paisley, que al principio se mostró reacio, pero que finalmente aceptó. En su primer ao como entrenador, el Liverpool no logró ningún título, pero en todos los demás, los ganaron al menos un torneo importante: En 1976 ganaron la Liga y otra Copa de la UEFA. En 1977, una Charity Shield, una Supercopa de Europa y la primera Copa de Europa, en Roma ante el todopoderoso Borussia Mnchengladbach (3 1) momento que, según Paisley, le hizo recordar cuando en la II Guerra Mundial entró en Roma con su tanque .

Resulta que una prima lejana con quien traté de rentarle un apartamento carísimo, en malas condiciones y con inquilinos de reputación que no era la mía, me recomendó un abogado. El maldito (me dijeron en el juzgado que había muerto y ojalá esté en el infierno para encontrármelo cuando llegue yo) nunca radicó el poder que le di. Es más, le pagué US$ 300.00 que es el dinero que más me ha dolido gastar incluyendo el que le pagué a la prima por dos meses de un apartamento que nunca ocupé casi US$800.00.

Deja un comentario